Gracias Madame Roxane por todos estos años compartidos. Por tu fecunda entrega a tantas generaciones que de tu mano aprendieron a hablar el francés.

¡Toda la Casa Vasca te va a extrañar!

¡Ahora a disfrutar de los nuevos  comienzos!