Buenos Aires, 26 de abril de 2022. En el marco de la relevancia pública que tomaron recientes acontecimientos en los que se involucra al colegio Euskal-Echea de Llavallol, la entidad educativa aboga por el consenso y el diálogo entre los alumnos y sus familias y trabaja permanentemente para resolver cualquier tipo de conflicto entre alguna de las partes referidas, sea cual fuere. Al mismo tiempo, se ocupa e interviene como institución para dar respuesta y contención a su comunidad educativa y a los principales afectados.

Euskal Echea, asociación sin fines de lucro fundada en 1904, uno de cuyos objetivos fundamentales es el de brindar una formación integral a sus alumnos, en su larga trayectoria de más de 100 años, siempre ha tenido y tiene sus puertas abiertas ante cualquier inquietud que deseara formular alguno de los miembros de la gran familia de Euskal-Echea.

Esto requiere de un aprendizaje. En el trabajo con niños y adolescentes se presenta muchas veces desde sus problemas: el fenómeno de agresión entre pares que incluye burlas, maltrato, hostigamiento, acoso virtual, intimidación y hasta violencia física. Rebautizarlo como bullying en estos últimos años permitió pensarlo y estudiarlo con nueva fuerza. Desde el Equipo de Orientación Escolar (integrado por 1 psicólogo y 5 psicopedagogas) se aborda preventivamente creando una cultura escolar humana y humanizadora. Por eso se trabaja fuertemente en lo convivencial, apuntando a crear vínculos saludables, fortaleciendo los valores de solidaridad y respeto, forjando una identidad alrededor de los mismos. Trabajo que se planifica en conjunto con los equipos directivos y se realiza de manera diferenciada, de acuerdo a cada nivel, abordando situaciones de carácter individual y grupal/vincular de los alumnos de la institución.

Se brindan permanentemente espacios de diálogo personal con los alumnos, entrevistas de orientación a las familias y se actúa sobre los emergentes que se presentan. La trama de nuestro tejer cotidiano es ayudar a nuestros alumnos a pensar las diferentes realidades vinculares, a cultivar su interioridad, a hablar de lo que pasa en su mundo interno, ayudar a controlar sus impulsos, a reflexionar sobre sus vínculos, a tolerar la frustración, a desarrollar estrategias no violentas para resolver conflictos, a darles lugar a las emociones que son difíciles de experimentar; teniendo como premisa que todo lo que acontezca en la escuela debe devenir educativo.

A raíz de una denuncia que tomó estado público, desde el Equipo Directivo y Orientación Escolar del colegio de inmediato se llevó a cabo un proceso de diálogo con las familias y los alumnos afectados a fin de resolver la situación, lo cual se enmarca en las políticas de cuidado y de la convivencia escolar basada en el respeto.

Ambos alumnos afectados cuentan con una larga historia en el colegio, cursando actualmente 2do año del nivel secundario y hoy asistiendo a clases regularmente; no existiendo antecedentes que pudieran alertar que la situación denunciada estuviera en curso de desarrollo.

El Colegio se ha involucrado desde el momento en que fue anoticiado del acontecimiento sucedido. Se está trabajando con los alumnos y sus familias desde el día 18 de abril, varios días antes que tomara trascendencia mediática, y fecha en la cual ocurriera la situación generada por el padre de la joven, quien ha mantenido un mínimo contacto a lo largo de estos años, y que, en estos días, tampoco se ha comunicado con la institución, a diferencia de lo que ha manifestado en los medios. No hay registro de llamados o pedidos de reunión de ningún tipo y no ha mantenido conversaciones con nuestras autoridades.

Euskal Echea fue testigo interviniente en la denuncia realizada por los padres de uno de los alumnos y se ha puesto a disposición de las autoridades policiales y judiciales en todo momento. El Colegio, asimismo, respeta la decisión de los padres del alumno y la madre de la alumna de continuar trabajando sobre lo ocurrido en familia y dentro del marco de la contención escolar. Así seguiremos actuando, y también damos respuesta pública a lo acontecido.

Desde Euskal-Echea se han planificado tres medidas a desarrollar en respuesta a lo sucedido: intervenir en el vínculo entre ambos alumnos, articular la relación con el grupo en general; y mediar entre los adultos que intervienen de forma directa e indirecta con el curso.

Repudiamos todo acto de violencia escolar y trabajamos día a día para evitarlo y tratarlo cuando sucede. Este tipo de acontecimientos se gestionan de inmediato, basándonos en los principios y valores de familia y comunión, desde el respeto hacia el otro. Convocando a los alumnos y familias para avanzar en el camino del diálogo y respeto mutuo. Desde la institución se hace hincapié en la importancia y el desafío que implica como educadores de brindar una formación integral a los alumnos.

Euskal Echea, significa Casa Vasca, fue y es forjada por el amor, la caridad y el trabajo de las tradiciones vascas, sus hijos y amigos. Tras 118 años de historia, bregamos con firmeza por la No violencia.

Atte. Consejo Directivo