«Un soldado no muere en batalla sino cuando su patria lo olvida». No dejemos que esto suceda. Honor y gloria a los veteranos y caídos, su recuerdo tiene un lugar en Euskal Echea.